Sobre nosotros

Dogo de Burdeos descansando

Dogo de Burdeos descansando

Los molosos siempre me han fascinado. Ellos son el origen y el objeto de mi pasión cinófila.

Y de entre éstos sobretodo la versión ligera del moloso romano es la que ha atraído y atrae mi atención. Cuando en 1986 descubrí que ya desde hacía algún tiempo un grupo de apasionados se había involucrado en la difícil recuperación de la raza, enseguida me dediqué al estudio y documentación de este magnífico perro italiano, enamorándome de ella perdidamente y llevándome a emprender, después de alguna experiencia con rottweiler y riesenschnauzer –desde aproximadamente mediados de los noventa- su cría.

Al inicio de mi experiencia – durante aquellos primeros años 90 – me dediqué a visitar los criaderos históricos que entonces estaban en auge y al igual que entonces me quedé fascinado, hoy todavía siento emoción frente a su fuerte estructura ósea, a su porte, a la tipicidad y a la expresividad de los ejemplares de la línea Dyrium.

Aunque en la actualidad, finalmente, otras líneas de sangre también posean estas características morfológicas, el porcentaje de sangre Dyrium en los proyectos que yo he producido es siempre una constante predominante. Mi objetivo prioritario en la cría de perros sanos y funcionales sin alejarme demasiado de este tipo. La mayor parte de los sujetos presentes en mi criadero pertenece a una línea de pedigree con numerosos campeones y alguno también ha sido producido o valorado por mi como la Joven Promesa Enci y Campeón italiano y reproductor Dalí, el Campeón israelí Doryan, la la Campeona Reproductora Brenda el Campeón reproductor Diryo, la Campeona reproductora Rebecca, Campeón sueco Toscano y la Joven Campeona Mundial, Campeona argentina, uruguaya de América Latina y del Caribe Jaime.

Considero que es importante llevar a cabo la seleccióncon esmero y pasión, meditar con cuidado los emparejamientos, monitorizar los reproductores sobre las patologías más comunes genéticas de la raza y actualizarse constantemente sobre la evolución de la misma con la intención de dejar una huella, siempre dentro de los términos del estándar, de la propia línea de sangre prescindiendo de las tendencias y de las modas que distinguen la demanda comercial de cachorros.

El cane corso es un animal cuyo background psíquico nos lleva a la antigüedad, siglos, milenios vividos al lado del hombre empleado para proteger y compañero fiel e incorruptible en múltiples funciones.
El cane corso es un perro reflexivo y equilibrado que sabe naturalmente discernir las situaciones de peligro real de los simulacros. El trabajo de los criadores serios consiste no sólo en participar regularmente en las exposiciones de belleza sino también preservar y consolidar estas dotes naturales únicas en el mundo canino.

Quien ha tenido la fortuna de poseer uno sabe que un corso es para toda la vida; el enamoramiento es fatal e instantáneo. Quien en cambio busca un perro tendencialmente agresivo haría bien en preguntarse interiormente sobre las propias lagunas psicológicas o al menos a dirigir su atención hacia otra raza (¡sic!).

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply